Cómo Leer La Mente: Lenguaje Corporal

Comparte con tus amigos










Enviar
More share buttons
Share on Pinterest

El mentalismo se basa en los conocimientos científicos, especialmente en los obtenidos en campos como la psicología y las neurociencias del comportamiento, para lograr crear la ilusión o la apariencia de una percepción superior. El lenguaje corporal y la lectura de las pistas evidentes presentes en el cuerpo humano permite al mentalista, tanto experto como recién llegado, obtener información que en un principio parecía inalcanzable sin recurrir a hacer preguntas directas, o dicho de otra manera, leer la mente.

Ese hombre me intriga, Watson; sabe ocultar muy bien sus emociones – Sherlock Homes

El lenguaje corporal, clave para desentrañar secretos

El lenguaje corporal, también conocido como cinésica o kinésica, es a la vez, el estudio de los movimientos corporales, gestos, posturas y maneras que hayan sido aprendidos o heredados y que no supongan comunicación oral, sino visual, táctil o auditiva, y también el conjunto de dichos movimientos. La kinésica, junto con las proxémica (posicionamiento e interacción entre interlocutores) y la paralingüística (estudio de la entonación) son los tres pilares fundamentales en los que se basa la comunicación no verbal y de los que una persona entrenada (espías, interrogadores, entrevistadores laborales, adivinadores, tarotistas,…) puede recopilar información consciente o inconscientemente entregada.

La mentira es uno de los comportamientos más fáciles de revelar mediante el uso del lenguaje corporal a la hora de leer la mente, principalmente por el interés que ha suscitado en agencias gubernamentales y del orden público, como herramienta contra el crimen. La base es simple, al sacar de la zona de confort a nuestro interlocutor y aumentar sus niveles de estrés, inconscientemente se comenzarán a manifestar movimientos involuntarios delatores. Estas manifestaciones pueden aparecer como gestos descompasados, ligeramente retrasados respecto a la reacción esperada, estos permanecen por más tiempo y desaparecen abruptamente. Si alguien intenta mostrar emociones falsas, sólo los músculos de la boca se ven involucrados, frente a toda la cara cuando la emoción es natural.

Mentalismo.xyz - Sonrisa falsa y genuina

Sonrisa falsa y genuina

Así, por ejemplo, en la imagen que superior se puede apreciar el contraste entre una sonrisa falsa (A) y una real (B). La diferencia entre ambos tipos de sonrisa se debe a los músculos que intervienen en un caso y en otro.  En la sonrisa auténtica o espontánea, también conocida como sonrisa de Duchenne, intervienen principalmente tres músculos: cigomáticos mayor y menor, que son los que hacen que se eleven las comisuras de los labios y el músculo orbicular, cerca de los ojos, cuya contracción da lugar a que se eleven las mejillas y se formen “patas de gallo”. El músculo orbicular no se puede controlar voluntariamente de ahí que en las sonrisas falsas no se contraiga.

La posición de los ojos es igualmente determinante a la hora de detectar la falsedad de una respuesta, al inventar o construir una mentira, inconscientemente dirigimos los ojos hacia arriba y a la izquierda, o simplemente hacia la izquierda, pero nunca en otras direcciones (que indican acceso a memorias de diversa índole).

Mentalismo.xyz - Posiciones de los ojos

Posiciones de los ojos

Aquellas personas que deseen ahondar en la lectura del lenguaje corporal, ya sea por interés general en el mentalismo o por necesidad personal o profesional, deben tener en cuenta que una vez aprendidas estas capacidades no se pueden obviar. La cantidad de mentiras a las que estamos expuestos a diario es abrumadora ya que en cierta medida, la mentira es un mecanismos útil para mantener el bienestar social, al ser capaz de ver tras el engaño, tu vida no volverá a ser la misma, este puede ser un don envenenado.

Bases necesarias para saber cómo leer la mente

Al igual que en el caso de la mentira, la mente se expresa a través de la kinésica ante una situación de apremio. La lectura de las expresiones faciales, microgestos y movimientos de los ojos siguen notificando la existencia de información de trasfondo. Digamos que queremos adivinar qué ha comido hoy una persona. Parece imposible a priori, y sin embargo puede lograrse hasta cierto punto. No podremos decidir si el comensal disfrutó de unas costillas de ternera con patatas fritas o un bistec con guarnición de patatas asadas, pero sí decir que comió carne con patatas, que con un cierto toque misterioso y algo de puesta en escena, seguirá pareciendo a ojos del no iniciado otra obra milagrosa más del mentalista. Por supuesto, leer la mente no se restringe a asuntos tan baladíes, y el método expuesto a continuación es aplicable en un amplio rango de ocasiones.

Se comienza por indicar a nuestro acompañante que no responda hasta que se dé la sentencia final al terminar de leer la mente. Después se enumera una serie de posibilidades de forma rápida y con entonación interrogativa. Estas posibilidades deben ser en principio vagas y ambiguas. Se estudian los patrones de movimiento de los ojos que puedan representar discurso interno o recuperación de memorias, frente a comportamientos que denoten negativa o escepticismo. Cada vez que se acierta se continúa la enumeración con un nivel mayor de precisión. Siguiendo con el ejemplo previo, empezaríamos por enumerar “Verdura, pasta, pescado, carne…”. Al notar la reacción del entrevistado, seguiríamos con “…cerdo, pollo, ternera…”, y así progresivamente hasta alcanzar el objetivo deseado. Lograr integrar este interrogatorio en el espectáculo es, como podréis entender, una parte indispensable del mismo, si se hace correctamente, el resultado es místico.

Mentalismo en el día a día, y en las noches de fiesta…

Conocer cómo leer la menta está muy bien, pero para el ciudadano de a pie, puede ser más interesante saber cómo leer la mente e interpretar el lenguaje corporal para actividades menos artísticas, explícitamente, las relaciones personales. El lenguaje corporal nos brinda trucos sencillos para saber si alguien está interesado románticamente en nosotros. Si estamos tranquilamente sentados en cualquier lugar que no oculte nuestras piernas bajo una mesa, podemos interpretar que aquellos con las piernas abiertas y mirando hacia nosotros quieren implicarse más de lo que una mera conversación permite. Si se quiere corresponder, se pueden imitar sus biorritmos. Acompasa tu respiración con la suya, imita el ritmo y la entonación de su habla, y haz contacto entre tu ojo dominante y el suyo. Esto confiere a la situación una conexión emocional alta y le permitirá a él o ella sentirse a gusto en tu compañía.

El mentalismo ofrece un sinfín de oportunidades en el día a día para aquellos que quieran expandir sus capacidades. Sólo me queda recomendarte que uses tus nuevos poderes con responsabilidad.

Muchas gracias por tus comentarios y por compartir el artículo con tus amigos :-). ¡Un fuerte abrazo!

Comparte con tus amigos










Enviar
More share buttons
Share on Pinterest

Una Respuesta

  1. Avatar for gante Samuel de Lucas 2 años ago

Añadir Comentario